Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
PARA LEER ...

Trading Intradiario Bajo un Prisma Diferente

Un libro imprescindible para la formación en el ejercicio del trading específico de intradía en los mercados de futuros. e-book aquí

El efecto Sedante de Barack Obama

ARTÍCULO -


No se si el flamante Presidente de EEUU es un producto de marketing resultante de la ingeniería política, es real y verdadero, ó es que en el se combinan elementos misteriosos, como en aquellos bálsamos curativos que antes vendían los charlatanes por el mundillo de las ferias.

El caso es que no pasa desapercibido, no. De eso no hay peligro. Ningún Presidente de EEUU ha pasado desapercibido, pero Obama menos que ninguno.

Ahora resulta que es Premio Nobel de la Paz, a título preventivo, dicen algunos cuando resulta imposible describir sus meritos en favor de esa paz por la que ahora se le premia.

Premio preventivo cargado de veneno, dicen otros, por el riesgo de que las posibilidades de incumplimiento de las promesas que sirvieron de anticipo al premio, estallen como una nueva burbuja, de esas explosivas a las que últimamente nos vamos acostumbrando.

El caso es que un cierto efecto sedativo si que ha tenido la presencia de Obama en la esfera política y económica mundial. ¿Podríamos imaginar la actual situación de la crisis económica, aparentemente suavizada y llena de "brotes verdes" en todo el mundo, sin la aparición de Obama en la escena política?

El caso es que la aparición del sedante Obama ha traído buenas vibraciones a este nervioso e irascible mundo planetario, y quizás ese sea su mérito por el que ha obtenido el Nobel de la Paz. Para nosotros, en nuestro ardor mediterráneo, resulta un poco difícil interpretar el pensamiento sueco que va a llevar a Obama a la bellísima y gélida Estocolmo.

Para nosotros cuentan la realidades tangibles, y por eso cuenta que a los cuatro meses justos de la llegada do Obama a la Casa Blanca, los mercados comenzaban a subir como la espuma. ¿Efecto del bálsamo de Fierabrás? ¿Mérito particular del ahora nuevo Nobel de la Paz? No lo creo, pero todo es posible.

Lo que si deseo es que no estalle esa burbuja de decepción que muchos temen que sea el legado de Obama, porque eso si que podría traernos el temido puntillazo a los mercados.

Recomendar por email:

Para:
De:
Mensaje: