Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
PARA LEER ...

Trading Intradiario Bajo un Prisma Diferente

Un libro imprescindible para la formación en el ejercicio del trading específico de intradía en los mercados de futuros. e-book aquí

¿Quien califica a las agencias de rating?

ARTÍCULO -




¿Quien califica a las agencias de calificación? Las agencias de calificación o rating son la referencia a la que acuden los inversores para estimar la solvencia de las emisiones de deuda, y son entidades independientes. La pregunta es ¿de dónde procede su propia solvencia, credibilidad y moralidad?

Destaco esta cita literal de la Revista de Derecho del Mercado Financiero RDMF del profesor Fernando Zunzunegui

Las agencias de calificación son, junto a los auditores, los principales guardianes del mercado. Comparten con las autoridades financieras la vigilancia de la integridad del mercado de valores. Su función consiste en informar al inversor para que pueda hacerse un juicio sobre la verdadera situación de las empresas emisoras y, en consecuencia, pueda adoptar con fundamento sus decisiones de inversión o desinversión.
La reputación de las agencias de calificación surge de la independencia de sus opiniones y del acierto durante años en la evaluación de la solvencia de los emisores.

¿A qué clase de independencia de opiniones nos referimos? Las agencias de rating no son precisamente entidades sin ánimo de lucro y si no vean este artículo de El Economistaen el que se destaca cómo, por ejemplo, nuestro propio Gobierno paga medio millón de Euros anuales a las agencias para que califique nuestras emisiones de deuda. Es decir el calificado paga al calificador. Pues no sé, pero yo creo que valorar la solvencia de un emisor e informar de ello a los posibles acreedores no es lo mismo que contratar una auditoría externa para contrastar la propia contabilidad, es más bien una opinión particular, y si se paga por ella se pierde la independencia y, en consecuencia la credibilidad.

En ese marco, lo que realmente asusta, es la enorme dimensión de esas calificaciones. Son opiniones y entidades particulares, pero afectan a Naciones, a su economía, al precio que pagan por su deuda soberana, a su política y a su posicionamiento internacional. ¿Se puede dejar todo esto en manos de unos particulares interesados en su propio negocio?



Recomendar por email:

Para:
De:
Mensaje: